La violencia gano de nuevo

Cuando parecía que la final de la liga terminaba en paz festejaba el equipo visitante el titulo conseguido en los 180 minutos la policía le indicaba que salieran junto a su hinchada y no volvieran a los vestuarios, claro hasta ahí todo bien la gente ADEO y jugadores abandonaron raudamente el estadio pero el principal problema se suscito a la hora de poder hacer ingresar a la terna arbitral a vestuarios. Cuatro policías cubrían con escudos a la terna desde la parcialidad local volaba de todo a la cancha, la policía logra hacer ingresar a los árbitros al vestuario pero quedan un par de policías en la cancha los cuales siguen recibiendo piedrazos en sus escudos pero uno no tuvo la mejor idea que cargar su arma y empezar a disparar balas de goma, claro la sorpresa fue que no disparo al aire sino que apunto al sector del techo donde estaban los medios de prensa y en esta locura total quien se llevo la peor parte fue el colega Alberto Leichner quien recibió dos impactos de bala uno detrás de su oreja y otro en el medio de sus ojos.
Los periodistas imploraban porque deje el policía de disparar, este hacia caso omiso y seguía creyéndose rambo, los inadaptados de siempre del lado local seguían tirando piedras y se vio hasta que algunos tenían gomeras.
Nuestro colega seguía en la cancha sin recibir la asistencia medica un colaborador de Las Rosas llamo al hospital la ambulancia había llegado pero se comentaba en la cancha que la policía no la dejaba pasar porque argumentaba que no había nadie herido; en consecuencia dos colaboradores tuvieron que acompañar a Alberto caminando hasta la calle para ir al encuentro de la ambulancia.
El lío continuaba los disparos eran moneda corriente nosotros decidimos dejar el estadio porque sacamos la conclusion que cuando quisieran sacar al arbitro Bottoni el lío iba a ser pero y no fallamos en el calculo, una vez que dejamos el estadio hicimos media cuadra y empezaron a escucharse las detonaciones, la gente nos pasaba corriendo otra vez el descontrol la locura, fuimos mos al auto y no podiamos creer lo que había pasado, en realidad luego reflexionando en frío llegamos a la conclusion que la sociedad esta cada día peor y que esto es una cruda y triste demostracion, la pregunta es ¿se puede seguir así?
Horacio Bianchi

IMAGENES QUE QUEDARON EN LA HISTORIA