Cronica

Otro triunfo de ADEO ante Sport Club

ESTE CLÁSICO ME SIENTA BIEN…

Una nueva victoria del equipo ahora dirigido por Daniel Mercuri frente a Sport Club. El Bicampeón 2009 empezó ganado, mantiene su racha invicta y tuvo en el debutante Juan José Rivas a la figura de la cancha. El gol fue convertido por Sandoval, del tiro libre, a los 42 minutos del segundo tiempo. Mucha público presenció el encuentro.

Por Daniel Aliprandi

O
tro clásico más, y éste, por cierto, con especiales características. El hecho que los rivales de siempre comiencen el año enfrentándose de entrada nomás no es muy común. Lo concreto es que la expectativa fue creciendo en la semana y el marco de público, que superó ampliamente las 1.500 personas, lo confirmó.
En cuanto al desarrollo del partido, observamos un primer tiempo de trámite parejo, con dos equipos cuidándose demasiado y la sensación que flotaba en el ambiente de ese temor latente que ocasiona el hecho que te conviertan un gol, y más durante la etapa inicial. En la misma, fue el equipo de José Luis Martino quién contó con las mejores oportunidades de convertir. En total contabilizamos cuatro, en especial una de Diego Almada, que se desprende de la marca por el sector derecho y remata rasante, haciendo lucir a Londero.
El largo arquero del “portaviones” fue determinante en cuanto al resultado parcial sin goles en los primeros 45 minutos, ya que pudo contrarrestar otra jugada en ataque del “celeste”, cuando una serie de rebotes en el área terminó con un disparo de media vuelta de Mauro Stéfano. Los reflejos del rosarino ahogaron por segunda vez consecutiva el grito de gol local. A éstas jugadas se suman dos más que pudieron haber terminado en el fondo de la red, como aquel remate de media distancia de Bisconti, o la pelota que, en boca de jarra ni bien empezado el encuentro, el propio Stéfano no pudo empujar al fondo del arco.
Poco hasta ahí en cuanto al partido, con un Sport que trató de encolumnarse a través de sus “históricos”: la seguridad de Marcos Rodríguez en el fondo, el criterioso trabajo de Mauro Bisconti en mitad de cancha y el desequilibrio de Diego Almada. Poco sobresalieron los nuevos, a excepción de Mauro Stéfano, quién mostró por presencia nomás, buena ubicación y movilidad; claro, algo fundamental pasó en el partido para que “el celeste” se vaya al descanso con las manos vacías: no tuvo capacidad de definición, y este dato, más cuando enfrente hay un rival tan desequilibrante como ADEO, puede resultar fundamental.
Por el otro lado, casi nada del “porta”, que tan solo insinuaba tratando de manejar el balón y mover sus líneas de una manera más ordenada. A lo ya expresado en concepto del arquero visitante, sumamos el buen desempeño de Matías Yacciofani (en una posición no acostumbrada para él), siendo salida permanente por su sector y trabajando muy bien en la marca. Eso sí, más allá de las virtudes por todos conocidas del equipo que hizo suyo la totalidad de lo disputado durante el 2.009, comenzó a percibirse una bocanada de aire de fresco que irradian aquellos que juegan con el “potrero” en sus venas. Eso irradió Juancito Rivas, un benjamín del fútbol que resultó convertirse en lo más claro que tuvo la visita a lo largo del partido.
Sin embargo, fue Sport Club quien, a través de las maniobras señaladas, llegó con aproximaciones claras de gol y seguramente, si ambos equipos se hubiesen ido al descanso con la victoria parcial de los dirigidos por Martino, dicho resultado no hubiese causado la sorpresa de nadie.
En el segundo tiempo cambiaron los roles, y aquí sí, fue ADEO quien sacó la chapa y empezó a manejar el trámite del partido. Con Rivas como abanderado, comenzaron las asociaciones. Olmedo no estuvo tan estático como en la primera parte, Sandoval generaba espacios permanentemente y Zurita escalaba peligrosamente por su lateral. Paolo Mora, sin ser desequilibrante como en otras oportunidades, generaba preocupación en la defensa local a pesar de chocar en varias ocasiones. Mercuri le disputó más el medio campo a Bisconti y de esta manera, fueron llegando las oportunidades para “el tricolor”, algunas de ellas, muy claras, como aquella de Olmedo que asiste a Sandoval de contra, pero el remate del santafesino, de zurda, se va muy cerca. Otra de Mercuri por izquierda, quien deriva a Rivas. El hábil volante engancha hacia adentro y remata apenas desviado. El mismo “benjamín” asiste nuevamente a Sandoval minutos más tarde. Solo frente a Cardoni, hace rebotar el balón en el arquero apuntando el disparo al cuerpo del Nº 1. También contabilizamos una jugada en triangulación entre Sandoval – Rivas – Olmedo, que termina con una “masita” de este último, fácil para Cardoni.
Lo sucedido en la primera etapa a favor de Sport se invertía, y ahora era ADEO quién desperdiciaba oportunidades. Sobre los últimos diez minutos “el celeste” intenta emparejar el trámite, parando mejor la defensa con el ingreso del juvenil Giomo, relegando con el cambio el buen trato de balón que en el medio campo realizaba Armando Quiroga, quién más allá de su evidente falta de estado físico, puede con su experiencia y jerarquía manejar los hilos en una zona donde se definen los partidos.
Así fue como a partir de un grueso error de Víctor Delgado (hasta allí muy firme en la marca junto al debutante Mendivil) Sport casi desnivela, ya que Stéfano se lo pierde nuevamente frente a Londero, después de un evidente agarrón del pantalón que el defensor de ADEO hizo al artillero ex Unión de Villa. Evidente penal a favor de Sport que el árbitro del partido Daniel Camborsano no advirtió.
Hasta que volvemos a insistir, al igual que lo hicimos durante la totalidad del 2.009. Este equipo de la zona este de Cañada de Gómez tiene estas cualidades que por cierto, lo llevaron a monopolizar todos los títulos, de manera invicta, el año pasado: ya había avisado Sandoval, promediando la segunda etapa con un tiro libre que impactó en el travesaño. Nadie más que él pidió el balón; lo hizo a 3 minutos del final, cuando gracias a un disparo directo que lo distanciaba 22 metros del arco defendido por Cardoni, ligeramente inclinado hacia la izquierda, le diera, con ese remate, el triunfo tan festejado (por el) y por la parcialidad. Y fue al palo del arquero, quien cubierto por una maraña de jugadores observó cómo el balón se introducía a una altura levemente superior al metro y medio del suelo. Cuando Cardoni reacciona para volver en sus pasos y volar hacia la izquierda, ya era tarde: la pelota estaba tocando la red, y desatando el delirio de todas las almas ubicadas sobre el sector de la ruta nacional.
Con el gol de Sandoval más los 6 minutos adicionados por el árbitro de la casildense, se nos fue otro clásico. Queda por cierto, margen durante el campeonato para que los contextos puedan cambiar, porque claro, desde hace unos años ya, estos partidos adquieren vida autónoma. Hasta ahora, ADEO marca la supremacía de los últimos con notoria ventaja. Lo bueno es que esta vez el partido pudo terminar y se vivió en familia, sin altercados y como lo que debe ser, una fiesta del futbol, hoy a favor del campeón y de manera justificada. A él le queda la semana para disfrutar. A Sport, 7 días para revertir el panorama, porque a partir del próximo domingo la historia continúa y se enmarcará dentro de un nuevo capítulo, por cierto, tan distinto como apasionante.

IMAGENES QUE QUEDARON EN LA HISTORIA