El rival

LO MEJOR DE CAMPAÑA

El trabajo de Campaña en este torneo fue de menor a mayor sin aún conocerse su techo de rendimiento. El orden defensivo y el desequilibrio ofensivo son las cualidades más importantes del equipo de Pavoni.

El corazón de este Campaña es el medio campo, el trabajo del doble cinco, Guillermo López y Ciro Romanello es excepcional y en ellos se basa la recuperación rápida de pelota para mantener el dominio en el juego, y la anulación de los hombres de creación del adversario, López es más defensivo que ofensivo, Romanello es a la inversa, ambos son claves en el sistema de Campaña.

Mantiene a uno de los goleadores del certamen, Dario Diaz, sumado a los desequilibrios de Ubaldo Zamparutto y el sacrificio de Mariano Lucini hacen temer a cualquier defensa.

El poder de reacción que tiene el equipo, a pesar de ir en desventaja no pierde la calma y siempre dio vuelta los resultados.

La mayoría de los jugadores de este plantel vienen jugando juntos desde hace varios años, con lo cual la experiencia, el conocimiento y entendimiento entre sí es óptimo.-



LO PEOR

Pocos son los puntos flojos de este Campaña, pero obviamente como todos los equipos tienen sus debilidades, la que mayor afecta a Campaña son esos momentos de pérdida en el partido, durante los 90 minutos de juego, este equipo tiene intermitencias de desorden con lo cual muchas veces lo terminó pagando con un gol en su valla.

En la mayoría de los partidos de local Campaña no arrancó jugando bien y en casi todos los casos inició los encuentros con derrotas, luego siempre llegó a empatar y hasta ganar.

Al Rojo le convirtieron un total de 16 goles en todo el torneo y sólo en cuatro partidos estuvo su valla invicta.

Diego Pavoni es el cerebro y estratega de este equipo en ofensiva, si él está bien, el equipo es agresivo, pero si no gravita, el equipo se pierde, en los últimos partidos apareció en cuentagotas metiendo pases fantásticos y muy precisos, pero el equipo necesita más de su protagonismo.

Campaña llega a esta definición con dos jugadores con 4 amarillas, Vicente Barrios y Diego Pavoni.

IMAGENES QUE QUEDARON EN LA HISTORIA