Informe del partido(revista la tribuna)

El conjunto cañadense venció con total justicia como visitante a Argentino con un golazo de Zanni y el restante de Juárez; J. Menichelli había empatado transitoriamente el encuentro. Incluso la diferencia pudo haber sido más amplia de haber estado más fino en la definición.

COMENTARIO

Que vamos a salir campeones, que vamos a salir campeones!!!... Era la dulce melodía que partía de la tribuna tricolor e inundaba todo el “Bosque Celeste”, y no es para menos porque Adeo dio un gran paso hacia la final, derrotó con total justicia como visitante a Argentino por 2 a 1 y la enorme cantidad de público que acompañó al equipo, sueña con la vuelta olímpica tan anhelada, tan postergada y esta vez tiene argumentos valederos para subirse al tren de las ilusiones. En lo que respecta al plantel, al igual que el día que se consiguió la clasificación con anticipación, sigue manteniendo el mismo discurso, la misma mesura, nadie quiere mirar más allá del horizonte más próximo que es la revancha ante este mismo rival dentro de una semana en cancha de Newell’s. Y es lógico, porque todavía quedan 90’ por delante ante un equipo complicado, sin tantas luces es verdad, que depende exclusivamente de lo que pueda generar su mejor jugador por varios cuerpos, Román Sacchi, y al que le faltaron 4 jugadores titulares que por lesión o suspensión no fueron de la partida (Rugura, Cerdá, Broccardo y Mansilla) pero al que no hay que menospreciar porque no se va a rendir tan fácilmente.
El partido arrancó parejo, luchado en cada centímetro de la cancha, sin un dominador claro, típico en estas instancias, en donde hay muchas cosas en juego y obviamente nadie quiere regalar nada.
Argentino tenía la obligación de salir a buscar el encuentro por su condición de anfitrión y dispuso de la primera aproximación de la tarde a los 4’ tras un corner de Sacchi desde el costado izquierdo que el “Melli” Lucas Menichelli cabeceó a las manos de Londero.
Todo seguía muy nivelado y con escasas visitas a las áreas, con el local abusando de los pelotazos, la cual pareció ser su única arma de ataque y un Tricolor que se insinuaba como más prolijo y con mayor volumen de juego. Hasta que a los 22’ Esci escaló por la derecha, jugó al medio para Mercuri que prolongó para Zanni y cuando nadie lo esperaba sacó un remate terrible desde unos 30 metros para romperle el arco a Bassanese que voló pero que no pudo con el misil del ex Cremería y el partido se ponía 1 a 0 para el cañadense. Con el gol el conjunto de Chiurchiú ganó en confianza, apareció el trabajo descomunal y conmovedor de Mercuri, la gran figura, y llegaron más situaciones para ensanchar el score. Lo tuvo Zurita entrando vacío por izquierda, obligando a un esfuerzo supremo de Lucas Menichelli que la tuvo que mandar al corner y lo tuvo Sandoval (que si se hubiese parecido en un 10% nada más del gran goleador que es, la historia hubiera sido otra), luego de un centro perfecto de Faría y el Nº 9 se arrojó en “palomita” y su cabezazo se fue junto al palo derecho. Se esfumaba el primer tiempo y el Porta tenía todo bajo control, nada hacía suponer en que Argentino llegaría al empate. Pero un doble error sobre el cierre mismo del PT, le dio la posibilidad de irse al descanso con el 1 a 1 bajo el brazo; un nuevo centro, Acotto pifió un rechazo y mandó la pelota contra su propio arco al corner (en el único error del “Negro” en toda la tarde, después fue el “caudillo” del fondo), Sacchi con el centro, Londero quiso bajar el mismo con una mano fuera de los dominios del área chica, chocó con un compañero y le dejó el empate servido a Juan José Menichelli quien con un toque corto con el arco desguarnecido clavó la igualdad con el que se fueron al descanso. En la reanudación se planteaba el interrogante de cuanto había podido llegar a influir en el ánimo de los jugadores visitantes el gol del final de la etapa y tras un par de minutos en donde Argentino intentó un tímido rol protagonico, con una alarmante falta de ideas a excepción de Sacchi, Adeo sacó a relucir su temperamento, su postura ofensiva, la misma que lo trajo hasta acá y volvió a tomar las riendas del partido y las llegadas comenzaron a sucederse. Hubo algunos encuentros interesantes de Olmedo y Sandoval con paredes a un toque y a toda velocidad a las cuales se sumaba Zanni. Con la salida de Delgado por lesión y el ingreso de Yaciofani, Chiurchiú hizo algunos retoques, Zurita se fue a jugar de marcador de punta izquierdo y cumplió con su rol a la perfección y Matías se fue a darle una mano a Esci en la marca de Sacchi sobre la derecha. Nada cambió el Porta siguió buscando el arco de Bassanese. Sobre los 8’, Olmedo sobre la derecha llegó al fondo, metió el centro atrás, el arquero quedó en el camino y Gorosito apurado la metió en el corner. Dos minutos después Juárez anticipó de cabeza en el círculo central, la pelota derivó en Olmedo y éste lo dejó solo a Sandoval con el 1 pero su remate se escapó junto al al palo derecho. Sobre los 21’ Sandoval se la bajó de pecho a Olmedo quien tomó la pelota de aire y la mandó por arriba. El gol rondaba en el aire y llegó a los 23’ con un centro al área que no pudo dominar Sandoval y luego de una serie de rebotes le quedó a Juárez que mandó la pelota pegada al poste derecho para el 2 a 1 y la justicia en el marcador. A los 36’, con más espacios hubo otro encuentro entre Olmedo y Sandoval y el disparo de este último se perdió junto al palo. A continuación, Argentino dispuso de la única jugada para empatar de todo el complemento, Schoning habilitó a Blanco (había ingresado por J. Menichelli), lo puso cara a cara con Londero pero el zurdazo del “chaqueño” casi sin convicción se perdió junto al poste derecho. Se fue el partido y quedó la sensación de que Adeo de contra pudo haber liquidado la serie, igualmente el resultado es altamente positivo, porque lo ganó de visitante y por el carácter y la madurez que exhibió el equipo.

IMAGENES QUE QUEDARON EN LA HISTORIA